Inmenso

Jack White @ Lollapalooza Argentina 21/03/2015.

(Del lat. immensus).

1. adj. Muy grande o muy difícil de medir o contar.

2. adj. Que no tiene medida, infinito o ilimitado; y en este sentido es epíteto propio de Dios y de sus atributos.

Inmenso es el hombre que tocó a las trompadas sonoras limpias haciendo un metapaloyalabolsa constante, incluso con las canciones más soft. No paró, no quiso, no debió y lo bien que hizo. El único stop fue para traer a escena a Robert Plant y hacerse él mismo a un costado en una escena que fue la inconmensurabilidad del arte: Mientras el ex Led Zepellin cantaba y revoleaba el micrófono, él tocaba la guitarra como una patada eléctrica en los dientes sin piedad. Terminó la canción y el invitado se fue como si nada, el mismo invitado que cuando jugó de local en el escenario de al lado y terminó su propio show dijo “suficiente, vayan a ver a Jack White”.

Y corrimos empujando gente, porque había empezado Just One Drink con una intro rítmica de batería, si los demás no corrían era porque eran unos tontos ¿acaso no sabían quién iba a tocar?

Subió de traje. Lo primero que hice fue mirar la pantalla. Lo vi enorme, hermoso, perfecto desde su postura al pararse agarrando la guitarra hasta el peinado. Enorme, en una pantalla gigante en blanco y negro que mostraba la potencia y energía de esa símil avalancha cayendo desde lo más alto de la montaña que teníamos delante.

No hacía frío, porque estábamos viendo como cada uno de sus temas se magnificaban en vivo. Las canciones se agrandaban, se convertían en gigantes, venían te metían un cross de derecha, te sentaban de culo y a vos te gustaba, porque era un golpe perfecto en su forma, justo en su intensidad y efectivo en la finalidad de derrumbarte.

Ese mismo muchacho nacido en Detroit que vimos anoche en el Hipódromo de San Isidro, tenía una finalidad al hacer su arte en el escenario: atravesar la carne y romper los huesos. Pudo hacerlo solo, pero lo hizo junto a unos compañeros fraternales que se encargaron de seguirle el juego para quedar perfectamente sincronizados y hacer funcionar un Hulkbuster que amenazó con desintegrarnos para luego incorporarnos a él.

No voy a hablar de cada uno de los temas, porque estaría intentando anular una bomba nuclear dándola contra el piso. Pero si voy a decir que fue mejor que Ra’s Al Ghul encaprichado, porque Oliver Queen no aceptó su propuesta. Fue mejor que Batman volviendo a Ciudad Gótica después de la muerte de Harvey Dent. Fue mejor que Palermo metiéndole el gol a Perú bajo la lluvia. Fue mejor que la final del Mundial, porque ganamos todos. Fue mejor que la batalla de los Cinco Ejércitos. En otras palabras, fue inmenso.

Anoche quedó claro que Jack White vive para reinventar el Rock y cagarte bien a trompadas en vivo, porque es el hombre más talentoso de la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.