40

I

Hoy es el cumpleaños del hombre que demostró que el Rock todavía vive. Y que más allá de lo que digan los dinosaurios se puede seguir creyendo en esas gloriosas melodías, mejor aún se las puede reconvertir y readaptar para lograr un nuevo nacimiento hacía el infinito. Ese mismo hombre que con sus dieciséis galletas saladas me hizo sentir como si tuviera quince años de nuevo. Nunca pensé que el camino azul iba a ser mucho más liso, llano y lustroso que aquel viejo camino blanco y rojo.

II

En el día del estreno de Terminator Genisys, voy dedicarle unas palabras a la génesis del Artesano Blanco. Un germen que fue disfrazado con diferentes tapices, y se rumorea que todavía existen muestras de ello escondidas en algunos sillones. Si se escucha, se puede dar cuenta del gen inserto en sus futuros proyectos.

III

Después de eso, su camino fue coloreado por los colores anteriormente nombrados, rojo y blanco, que daban el aspecto de dulcería gigante o mejor dicho una dulcería para adultos, donde los acordes sonaban viejos, fuertes, desaliñados por momentos, pero siempre nuevos y con impronta. De allí se elegí veinticuatro estandartes de veinticuatro clanes que están dispuestos a luchar contra un ejército de siete naciones, ellos con sus arengas de guerra adornan mis mejores y peores momentos. Cuando no sé qué hacer conmigo, cuando las orquídeas se ponen azules y hasta cuando los manzanos comienzan a dar flores, esos adornos musicales están ahí de la misma manera en que suenan los tambores en la carrera de persecución por el desierto de Mad Max.

IV

Sostengo un arma con mis manos y apunto a mi contrincante con el fin de que deje de manipularme. Y descubro que el Artesano, es también un pulpo que hace y deshace la música como mejor le place. Me doy cuenta de que él también se luce, para mi sorpresa, cuando se va atrás de todo y se dedica a jugar su mejor juego de la infancia y adolescencia. Es en ese mismo momento en que comienzo a adorar a la jovencita que lleva la delantera y con el paso del tiempo paso a admirarla profundamente, pero eso ya es otra historia.

De éste proyecto se espera un nuevo disco en septiembre.

V

Por otro lado, su etapa como narrador también merece ser apreciada. Sus tintes de alguna manera me recuerdan a The Beatles con ese toque que sólo el pulpo sabe darle. Puede que tal vez sea su lado “menos conocido”, porque no tiene espasmos de violencia, corazones en cajas y animales con nombres oscuros, pero con pequeños soldados rotos y un consuelo para la soledad que te hace mover la patita en un rancho norteamericano adornado con guitarras eléctricas. Y además, él y sus compañeros te dicen que ese vestido te queda lindo.

VI

En la actualidad celebro su último disco solista y esa tapa en la que está rodeado de esculturas angelicales, porque con sus sonidos se asemeja a algo que muy pocos pueden lograr, ser el Hijo de Jesús. También destaco la arenga de dolor que lo atraviesa como una lanza con espinas que lo lleva a preguntarte si vas a pelear por su amor, porque mientras él está bebiendo en un bar se desangra como Densen Washintong en el papel de John Wayne Creasy, dejando en claro que nadie sufre como él. John también tiene la habilidad de convertir el grito de una bola de nieve que baja por la montaña aplastando a todo lo que está a su paso en una extasiada vibración de cuerdas de guitarra que te hacen querer más, porque ese primer golpe no fue suficiente. Y como si esto fuera poco, también hace un guiño de revés a Tommy Johnson en una canción mucho más rápida. Con ese tema abrió su presentación en el Lollapalooza de éste mismo año en San Isidro, para hacerme correr entre la multitud y así demostrarme en vivo y en directo que es Inmenso.

VI

Finalmente, hoy es el cambio de década del hombre que más admiro en todos los sentidos en que puede ser admirado un artista que creó su propio estilo a fuerza de reversionar y fusionar melodías que datan, aproximadamente, desde 1930 en adelante. El mismo que te puede hacer una guitarra con una botella de vidrio en el campo. Quien también supo hacer propio un tema del gran Elvis Presley y dejarnos a todos pasmados.

Es por eso que hoy, 9 de julio de 2015, me atrevo a hacer un breve repaso por su carrera a modo de homenaje. Y decirle, aunque sé que es un poco probable que realmente lo lea:

¡Feliz cumpleaños, Jack White! Ojalá cumplas 40 años más y sigas creando el quíntuple de las genialidades que creaste hasta ahora.
Gracias eternas por tanto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.