Fragmentos de un diálogo

«Es hermoso, inteligente, amoroso, una versión mejorada de X, pero igual de cagón que él».

«Veo que el hombre que más amé en mi vida y el hombre que estaba dispuesta a amar toda la vida son la misma persona, me enamoré de un cagón, del mismo, pero que conocí de otra forma».

«Sí, sí, obvio que no tengo veinte años y no me pasaron las mismas cosas, no viví las mismas experiencias, por eso no estoy tan destruida, pero esto ya lo viví… No, no, no me mandé las mismas cagadas, bueno, tal vez, sí, pero no metí dos veces la misma pata en el mismo agujero ¿entendés?»

«La primera vez que vi a X supe que me iba a gustar, tenía una cara de idiota tremenda, pero vi su inteligencia, apenas abrió la boca no lo podía dejar de mirar… En cambio ahora, con este, apenas lo vi supe que era para mí, era todo en uno, lo mejor de cincuenta tipos en uno, ¿entendés? … ¿Qué? … No, no salí con cincuenta tipos, bueno, no sé, no llevo la cuenta, ¿quién soy para llevar la cuenta? Nadie… no, pero pará, el punto no es la cantidad, el tema acá es que tenía, bah, tiene, todavía vive, aunque ya no estemos juntos todavía vive, creo, el punto es que este tiene muchas cualidades positivas, de las que hubiera deseado que X tuviera. ¿Te acordás cuando empezaron mis primeras quejas cómo eran? Bueno, con este esas cosas no estuvieron… No, no, no… no te estoy diciendo que sea perfecto, ni en pedo, tiene mil, pero bueno, qué sé yo, no es el punto, te hablo de que es una versión mejorada».

«Si hasta tienen la misma edad, me quiero matar, la puta madre, por una diferencia de tres meses no cumplen el mismo día… Si hasta se conocen personalmente, pero no se pueden ni ver… No sé por qué, pero viste que X es un arrogante, el otro es más calmadito… Qué sé yo… Ni me importa tanto… Ni uno menos».

«Lo más gracioso de todo es que con X ahora nos hablamos… Se, see, nos hablamos ahora, terminamos a los tiros pero nos hablamos re bien, hay afecto, supongo que el río lavó todo lo sucio de la experiencia y quedó lo bueno, yo también decidí quedarme con lo mejor de él, lo recuerdo bien, las cosas buenas, qué sé yo, lo quise, lo amé, me enamoré, fue una forma de amor y aprendí mucho con él y sin él también… Lo amé, sí… Admito que me enamoré… Cuando lo vi la última vez supe que no lo iba a ver más, pero de alguna manera también sabía que iba a volver… Volvió lo mejor de él, la parte que yo más quería, la amistad, el diálogo, las charlas que tengo con él no las tengo con nadie… No, no, noooooooo, la puta madre, no me lo estoy cogiendo, ¿qué decís? Si cuando lloraba, lloraba por eso, porque había perdido a mí mejor amigo, ahora está ahí y quiero eso, al amigo, no al amante».

«Bueno, cuestión, ahora con este no me hablo, hace un montón, y tengo la sensación de que nos vamos a reencontrar, no te digo que va a volver como diciendo “éste puto va a volver, ya vas a ver” no, nada que ver, sé que nos vamos a reencontrar, el tiempo acomoda los melones, además me gustaría retomar la relación desde donde la dejamos, pero bueno, se ve que a él eso le asustó, no sé, a mí me gustaría volver, yo quiero volver, pero bueno no lo decido yo… Hay una parte de mí que me dice me enamoré de un cagón, y me dice que no va a volver, porque es un cagón y todavía está corriendo del susto que se pegó, pero bueno, mirálo a X, volvió, con el tiempo volvimos, de otra forma, pero el vinculo volvió… No, ni en pedo volvería a salir con él, a lo que voy es al cariño… Por eso te digo, me gustaría tenerlo a este tardado en mi vida, pero más me gustaría retomar la relación y eso lo veo tan lejano, bueno, no sé, sensaciones que me pasan».

«La otra vez soñé con él y no se lo dije, le dije sí que había soñado, pero no qué, el punto es que íbamos a comprar una casa, los dos juntos y ese sueño no se cumplió… ¿Qué me molesta? Que vengo soñando cosas que pasan. ¿Viste que hay épocas que sueño cosas y después pasan? Bueno, de lo que soñé por esa misma época pasaron varias cosas, y esa no pasa, ahora nos peleamos y no va a pasar… ah, qué mierda, ahora lo extraño, ¿ves? No sé por qué te estoy contando esto… Y sí, claro, debe ser porque lo extraño… El otro día sentí una puntada en una costilla al lado del pecho y pensé “ah, lo extraño, la puta madre, lo extraño” pero bueno, sí, lo extraño y tengo síntomas, me duele acá, donde me duele siempre que tengo angustia».

«Bueno, sí, de este también me enamoré, ¿qué voy a hacer? No, de la misma forma no, qué burrada eso, por dios, mira si me voy a enamorar dos veces igual, eso nunca pasa, qué boludes… Me enamoré de dos cuarentones cagones. ¿Qué voy a hacer? Yo también soy una boluda».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.