Proyecto Arrow: La respuesta final

Después de los 23 episodios de la sexta temporada de Arrow finalmente llega la respuesta a la pregunta «¿Por qué no puedo dejar de ver esta serie horrible?».

Primero quiero hacer una salvedad y decir que a pesar de la clásica curva de la serie esta vez el final de temporada me dejó muy contenta como no pasaba hace varios años, ya que Oliver Queen no pudo escapar a su destino, dejó de esquivar la premisa que lo persigue desde la primera temporada y finalmente terminó en una prisión de máxima seguridad como consecuencia de confesar que él era The Green Arrow. En algún momento tenía que dejar de correr. Ese final abre una inmensa cantidad de posibilidades a futuro como hace tiempo no pasaba en la serie, eso me alegra un montón. No sé si ahora la serie mutará a algo más oscuro como Gotham o si seguirá con su clásico autoreciclaje, sólo sé que el final me alegra tanto como cuando Barry Allen viajó al pasado y salvó a su madre. Aquel final de temporada de Flash me alegró muchísimo y pensé «Tranquilamente podría dejar de ver la serie acá», esta vez con Arrow pasó lo mismo y fue muy bello.

Ahora vamos a lo que de verdad importa, la respuesta a la pregunta «¿Por qué no puedo dejar de ver esta serie horrible?»:

Son muchas cosas relacionas entre sí. Para empezar, Arrow es una serie bastante sencilla en su estructura y no tiene grandes giros dramáticos. Aunque más de una vez peca de predecible, hay cierta belleza en saberse esa estructura de memoria. En saber que los primeros capítulos pueden llegar a ser un embole, después las cosas se tornen turbias, el megacrossover en el medio, en creer que Oliver Queen puede llegar a resolver todo antes de tiempo y después ver que se mete en un problema más grande del cual le resulta mucho más difícil salir. También está la comodidad de lo ya conocido, por supuesto. Empero, la belleza de la estructura ya conocida está en las novedades que van apareciendo dentro de esa misma estructura. Como por ejemplo: el regreso de Slade Wilson o de Nyssa Al Ghul. Siempre hay algo pequeño que cambia de una manera muy bonita y es como una bocada de aire fresco. Lo opuesto al autoreciclaje y al «en esta serie nadie muere», porque es un poco más dinámico y hasta emotivo.

Sin embargo, no todo es bonito. Hace un tiempo atrás, dije, como respuesta parcial, que los momentos oscuros de la serie me los fumaba porque tenía más información sobre el gran problema de la temporada y era una condición necesaria para avanzar en ese gran problema salir del pozo de esos mismos momentos oscuros. Esto lo descubrí sobre la marcha y fue bastante incómodo por un lado porque es una trampa que nos ponen como espectadores. Se cae por costumbre y curiosidad. Esa curiosidad está muy relacionada con algo más: me gusta ver cómo resuelven problemas, es por eso que miro series de superhéroes. Además, me gusta mucho la parafernalia superheroíca que hay en las resoluciones de esos problemas. Y es una sublimación bastante particular. Para algunes, los superhéroes pueden parecer una boludez, una cosa de niñes, algo infantil, pero ¿Qué mejor que tener superpoderes o habilidades extraordinarias para resolver de la mejor manera posible los problemas que afrontamos? Es espectacular. Honestamente, al margen de si un capítulo es bueno o malo, para mí, en días densos es un gran clave a tierra mirar un episodio de una serie de superhéroes.

Por otro lado, relacionado con el punto de lo ya conocido. Arrow es una serie que sigo hace bastante, es la primera serie de superhéroes que sigo a conciencia. Entonces hay un cierto cariño hacia les personajes. Esto también es algo que juega al momento de decidir continuar con una serie que muchas veces me enoja, porque hay personajes muy simpáticos, otres con les que tal vez no siento tanta empatía en general pero me gustan sus actitudes en determinados momentos. Es decir, el cariño hacia les personajes tiene su peso. En ese cariño, valga la redundancia, existen cuestiones como por ejemplo la identificación, la empatía, el humor que emanan les personajes. La manera en que se ponen en la piel de alguien más para entretenernos.

Respecto a les personajes hay otra punto a destacar en Arrow: hay muches. Lo cual implica que podemos ver personificades a una gran cantidad de superhéroes, villanes, etc. Al ser una serie podemos verles varias veces y atravesando por más tiempo una historia. Ésta fue una de las motivaciones germen para con las series de superhéroes para mí. Sigue estando vigente, por supuesto.

Tampoco hay que olvidarse del actor protagonista Stephen Amell. Si bien es un flaco muy bonito, además es alguien muy simpático y hasta en ciertos momentos graciosamente exagerado con algunas pequeñas expresiones. Encima, fuera de lo que vemos en la pantalla en cada capítulo, es alguien que se carga bastante al hombro la serie (muchas veces también el arrowverso). Y es muy «seguible» en redes sociales, más puntualmente en Instagram. Es un gran combo como protagonista, en este caso puntual.
Para dar un ejemplo: si lo ves en American Ninja Warrior que quieras verlo llevar el traje de Green Arrow.

Estas son las razones por las cuales sigo mirando Arrow aunque muchas veces me enoje y termine a los gritos. Con esta respuesta final no quiero decir que sea la mejor serie ni nada por el estilo, tiene muchos errores, ya sean vistos subjetiva u objetivamente. En mi caso, me he quejado bastante a lo largo de Proyecto Arrow, de hecho por eso también nació el proyecto, porque entendí que había algo más detrás de todo. Sí, puedo decir que la serie tiene una fórmula bastante efectiva en cuanto a fidelidad de espectadores que depende de muchas otras cosas más de las que puedo identificar como espectadora, valga la redundancia, más aún en un plazo como el que le dediqué al proyecto. Ni hablar de las herramientas que se pueden llegar a disponer al momento de decidir plantarse plenamente como espectadora y no como «cientista social». Dicha fórmula de «fidelización de espectadores» la conocerán en mayor medida quiénes hacen Arrow, productores, guionistas, editores, continuistas, etc.

Así que bueno, este es el final de Proyecto Arrow. Me gustó muchísimo hacerlo, espero que ustedes también lo hayan disfrutado al leerlo. Gracias por acompañarme.

Nos vemos pronto.

ce562-1wo5jmkjuo8oguy6gn89lwa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.